La Verificación Continua del Proceso (CPV – Continuous Process Verification) es una novedad en la estrategia de Validación de Procesos de EMA, en línea con lo definido en ICH Q8.

En el primer post de esta serie hemos definido los elementos más importantes. En el segundo post hemos analizaremos la visión de la EMA sobre la Validación de Procesos actual.

En este tercer post analizaremos la visión de la EMA sobre la Verificación Continua de Procesos.

LA VERIFICACIÓN CONTINUA DE PROCESOS (CPV)

La Verificación Continua del Proceso es una alternativa a la validación de procesos tradicional, en la que al proceso se lo se monitoriza y evalúa permanentemente.

El verificar y demostrar que un proceso que opera dentro de parámetros predefinidos específicos, es capaz de producir un producto que cumple con todos sus atributos críticos de calidad (CQAs) y los requisitos de su estrategia de control, es una estrategia científica, que tienen en cuenta criterios de riesgo a tiempo real.

La clave está en implementar controles intensivos, tanto in-line como at-line, que permitan monitorizar el comportamiento del proceso y la calidad del producto a tiempo real.

El primer requisito es conocer los atributos de calidad de materias primas y componentes que sean críticos para el proceso. El segundo es verificar los atributos, parámetros y puntos finales, junto con la valoración de posibles tendencias en los CQAs y los parámetros críticos de proceso (CPP).

Herramientas de Verificación Continua de Procesos

Como herramientas que permitan realizar estas actividades podemos citar la aplicación de herramientas de Tecnología Analítica de Procesos (PAT-Process Analytical Technology) como la espectroscopía NIR y el control multivariable estadístico de procesos (MSPC-Multivariate Statistical Process Control).

Para la CPV hace falta alcanzar un alto grado de conocimiento y comprensión del proceso.

Su extensión y el alcance están influenciados por diversos factores:
1. El conocimiento previo, en desarrollo y fabricación de productos o procesos similares, de la compañía
2. El grado de comprensión del proceso, obtenido en estudios de desarrollo y la experiencia en la fabricación comercial
3. La complejidad del producto o de su proceso de fabricación
4. El nivel de automatización del proceso y de la tecnología analítica utilizada
5. En lo referente al ciclo de vida del producto, la robustez del proceso y el historial de fabricación desde el inicio de la comercialización

El proceso debe verificarse en lotes de escala industrial antes de ser comercializado.

Al presentar el Dossier de registro se debe incluir una discusión sobre la conveniencia y la viabilidad de la estrategia de Verificación Continua del Proceso adoptada. Esta estrategia debe estar soportada por datos de lotes por lo menos a escala piloto. También debe incluirse una descripción que contenga los parámetros del proceso y los atributos de los materiales que deban ser monitorizados, con sus métodos analíticos correspondientes.

En caso de inspección, la compañía debe tener disponibles los datos reales de Verificación Continua del Proceso generados en la escala comercial.

El solicitante debe definir la etapa en la que se considera que el producto está validado y las bases sobre las que se ha tomado esa decisión. El racional debe incluir la justificación del número de lotes utilizados (basada en la complejidad y la variabilidad esperada del proceso), y la experiencia en su fabricación existente en la compañía.

La verificación continua del proceso puede introducirse en cualquier momento del ciclo de vida del producto: puede utilizarse para diseñar los protocolos de validación del proceso para la producción comercial inicial, para re-validar como una parte de los cambios en el proceso, o para soportar la mejora continua a lo largo del ciclo de vida.

La verificación continua de procesos depende fuertemente del cumplimiento GMP y se complementa con el Sistema de Calidad Farmacéutico propuesto por ICH Q10, aunque los temas de cumplimiento de GMP y de Sistema de Calidad no deben incluirse en la presentación del Dossier, ya que serán valorados por los inspectores GMP.