Validación de métodos analíticos – Aplicación del QbDLa aplicación de los criterios para el desarrollo farmacéutico de ICH Q8 (Pharmaceutical Development), y por consiguiente el concepto de diseñar la calidad (QbD – Quality by Design), se van aplicando cada día más en las etapas de desarrollo y fabricación de medicamentos. Esta misma estrategia puede aplicarse también al proceso de diseño, transferencia y validación de métodos analíticos.

Obtener calidad mediante el diseño, el objetivo de QbD, quiere decir que somos capaces de diseñar un proceso robusto, y para ello debemos haber identificado previamente sus fuentes de variabilidad, y haber diseñado una estrategia de trabajo que sea capaz de mantenerlas bajo control.

Esta calidad mediante el diseño se consigue siguiendo un esquema de desarrollo sistemático y científico, basado en la comprensión profunda del proceso y del producto, y en el control de los riesgos asociados.

La validación de los métodos analíticos

Los métodos analíticos para controlar productos farmacéuticos se validan siguiendo la guía ICH Q2(R1). Habitualmente, este documento se toma como un requisito regulatorio más que como una guía científica, y además, normalmente, la validación se trata como un evento que se realiza una única vez, sin incorporar el concepto de monitorización de la fiabilidad y consistencia del método a lo largo del tiempo.

Este enfoque para el proceso de validación de métodos analíticos tiene un riesgo: estar más dirigido a generar la documentación que deba soportar un escrutinio regulatorio, que a demostrar el correcto comportamiento del método durante la aplicación en rutina.

La transferencia de los métodos analíticos

El método analítico se puede transferir a otro laboratorio, una vez que ha sido validado por el departamento de desarrollo. Esto significa dos cosas: demostrar y documentar que ambas partes obtienen resultados comparables, y la más importante, transferir el conocimiento de cómo se opera con él a los responsables de utilizarlo en rutina.

El entorno de operación en rutina, sin embargo, no siempre se considera durante las etapas de desarrollo y validación. Si no se asegura un proceso efectivo de transferencia del conocimiento de los expertos de desarrollo hacia los analistas que utilizarán el método día a día, se corre el riesgo de que los métodos no se comporten como se espera.

Igual que en el caso de la validación, la transferencia de métodos analíticos se realiza típicamente como un proceso único y, nuevamente, existe el riesgo de concentrarse más en generar un informe de transferencia que en garantizar la capacidad del laboratorio receptor para utilizar el método de forma confiable y asegurar la continuidad e integridad de los datos generados.

Concepto de ciclo de vida para la validación de métodos analíticos

Si consideramos que un método analítico es un proceso que debe producir datos analíticos con un nivel de calidad aceptable, podemos aplicar los conceptos de QbD y las tres etapas de la validación de procesos de fabricación (diseño del proceso, cualificación del proceso y verificación continuada del proceso), a los métodos analíticos.